ciudad ajedrez .com
Vínculos entre la música y el ajedrez
 MENU GENERAL INICIAR SESION    REGISTRARME
ciudad ajedrez
     
Ver usuarios

Enviado por: Javier_Vargas Ver más artículos
Redactar un artículo
en Ciudad Ajedrez

COMPARTIR Windows Live facebook twitter Blogger email


Visitas: 317        Comentarios:

Vínculos entre la música y el ajedrez
Enviado en: 01-06-2017

Entrevista con Juan María Solare, realizada en Morelia, Michoacán, en febrero del año 2006, en el marco del Torneo Morelia Linares.

 

Por Javier Vargas Pereira

 

Juan María Solare es compositor de música, pianista y ajedrecista. En entrevista, afirma que se puede comparar la estética de un compositor musical con la de un jugador de ajedrez. Sostiene que muchos conceptos ajedrecísticos como armonía, simetría, ritmo, combinatoria, existen también en la música, aunque sería peligroso hacer una comparación demasiado estrecha. Nacido en Buenos Aires, Argentina, en 1966, reside en Alemania desde 1994, donde dirige un grupo musical de tango. También escribe para diversas publicaciones de España, México y Alemania. Como ajedrecista ha jugado para el club Shachfreunde Köln. Mülheim, de Colonia, Alemania. También ha participado en diversos torneos en su natal Argentina.

¿Qué relaciones hay entre la música y el ajedrez?

“Las relaciones entre la música y el ajedrez se pueden encontrar en varios niveles. Desde el plano meramente anecdótico, pasando por lo histórico, hasta las relaciones estructurales. Lo anecdótico es lo más sencillo y ameno. Hay muchas historias de músicos que han jugado ajedrez, por ejemplo, el ruso Sergei Prokofiev, quien incluso jugó simultáneas con Capablanca, a quien venció, y con Emanuel Lasker, con quien hizo tablas. Unas décadas más tarde, Prokofiev jugó un match con el violinista ruso David Oistraj, en Moscú. Este fue un encuentro de gala, con reloj y árbitro; los contendientes lo tomaron tan en serio como si estuvieran compitiendo por el título mundial. Otro compositor ajedrecista de renombre fue el estadounidense John Cage, que utilizaba el ajedrez como pretexto para estar cerca del artista plástico Marcel Duchamp. Cage y Duchamp jugaron un match sonoro en Toronto, en 1968, sobre un tablero electrónico que filtraba los sonidos producidos por otros músicos. Cage empleaba muchos elementos aleatorios en sus composiciones, y él mismo afirmaba que el ajedrez era para él como un equilibrio, un complemento, ya que en el juego ciencia no puede haber azar.”

 

¿Cómo se vinculan en lo estructural?

“Aquí entra en juego la figura de Philidor, el mejor jugador del mundo en el siglo XVIII, y compositor de 23 óperas. Él escribió en 1749 su famoso tratado, Análisis del juego de Ajedrez, donde enuncia el principio de que los peones son el alma del ajedrez. Esto implica que la configuración de peones en el tablero determina el carácter de la lucha, por ejemplo, si los peones en el centro están bloqueados, la lucha será de maniobras más lentas, ysi no hay peones en esa zona, el combate será más agudo. Pero 20 años antes, otro compositor, amigo suyo, Jean Philippe Rameau, había publicado su, Tratado de armonía musical, en el que sistematizó la idea y la práctica habitual en su época, que los acordes son la base estructural de la música. Ambos tratados son hijos de la Ilustración, y ambos encuentran un sustrato invisible dentro de cada arte. Con una misma estructura de peones se pueden jugar mil partidas; con una misma estructura de acordes se pueden componer mil piezas musicales.”

Conceptual y estéticamente, ¿en qué se parecen?

“Se puede comparar la estética de un compositor con la de un ajedrecista. Por ejemplo, Mozart y Capablanca tienden a la sencillez, a la expresión directa y sin complicaciones, con pocos exabruptos; en cambio, Beethoven y Fischer gustan de las acciones enérgicas, a veces, violentas. Prokofiev ha comparado a Emanuel  Lasker con Bach, por su juego complejo y profundo que le recuerda la música majestuosa del músico alemán. Muchos conceptos ajedrecísticos, como armonía, ritmo, combinatoria, existen también en la música, pero sería peligroso hacer una comparación demasiado estrecha. Por ejemplo, la combinatoria en el ajedrez está dirigida a un objetivo, en la música, en cambio, se refiere a la permutación de elementos melódicos, por tanto, suele conducir a texturas estáticas. Un concepto sugerente es la paradoja. En ajedrez, en muchas partidas de Tal, luego de sus peculiares sacrificios, los valores habituales de las piezas dejan de regir. A veces una dama puede valer menos que un alfil. El equivalente musical serían ciertas obras de John Cage, donde el concepto mismo de concierto de sonido se altera radicalmente, o se invierte.”

El humanista George Steiner ha dicho que en sólo tres disciplinas surgen niños genios: matemáticas, música y ajedrez, ¿qué opinas al respecto?

“Son tres lenguajes no verbales, cada uno con un sistema de signos y significados de coherencia interna. Los tres tienen mucho de lúdico y, tal vez por eso, a pesar de ser relativamente abstractos, muchos niños los perciben como un lengua materna. Personalmente creo que el sonido es una experiencia más primigenia que las normas ajedrecísticas, pero supongo debe haber más niños genios en la música. Pero una vez aprendidas las normas ajedrecísticas, así como su código de reglas y principios, la genialidad se manifiesta de manera espontánea. A pesar de todo, no hay que olvidar que las obras musicales más profundas y las partidas más bellas de ajedrez, los llamados niños genio las han producido posteriormente, en una etapa de madurez técnica y personal.”

¿Qué diferencias hay entre la música y el ajedrez?

El pianista Paul Badura- Skoda, también amante del ajedrez, quien alguna vez hizo tablas con Karpov en simultáneas, me escribió: “Una diferencia yace en el empleo de la agresividad, que en la música suele sublimarse, pero en el el ajedrez puede intensificarse hasta el instinto asesino”. El factor deportivo es tal vez la diferencia clave, aunque hasta cierto punto, porque también hay numerosas competencias y concursos de música. Además, ¿qué significa vencer en la música, quién es el rival? Sólo metafóricamente se podría responder: tal vez superar la tradición, o vencer la inercia de los hábitos auditivos rutinarios, pero esto es alegórico, no es lo mismo que la victoria sobre el tablero.”

¿Hay músicos iberoamericanos destacados que juegan ajedrez? 

“Sí, incluso de manera indirecta, por ejemplo, el maestro internacional mexicano Julián Estrada es hijo de un famoso compositor de vanguardia, Julio Estrada. Un argentino, Arnaldo D´Espósito, escribió un ballet titulado Ajedrez. El argumento se desarrolla en torno a una partida entre dos ancianos, su adormecimiento, el ensueño fantástico de los reinos blanco y negro en lucha, el despertar y la reanudación del juego en la vigilia. Otro argentino es Pompeyo Camps, con su obra Trebejos, para piano a cuatro manos. Yo mismo tengo una composición llamada Zugzwang, que está dedicada al árbitro internacional Lothar Schmid, donde intento reflejar musicalmente conceptos de la estrategia ajedrecística. También hay dos españoles, por ejemplo, Carlos Cruz de Castro, juege de programación de Radio Nacional de España, quien compuso una obra aleatoria también llamada Ajedrez, para ensamble instrumental. Cada instrumento tiene asignada una pieza y cada escaque tiene asignado un motivo musical. Según el desarrollo de la partida, cada instrumento tocará una melodía. La otra compositora española es Sonia Mejías López. Su obra también se llama Ajedrez y es para cello (las negras) y violín (las blancas). Cuando las blancas capturan una pieza rival, el violín toca con su arco el instrumento del contrario. Cada trebejo está asociado con un tipo de toque, por ejemplo, el peón, con el pizzicato (pellizcar la cuerda con el dedo).”

 

¿Hay muchos músicos famosos que a la vez son ajedrecistas?

“Muchos se sorprenderían de saber cuántos músicos famosísimos tienen el ajedrez como hobby principal, aunque como el tiempo no es infinito, han tenido que privilegiar una actividad sobre otra. Y a la inversa, grandes jugadores han sido músicos de primera línea, como Smyslov y Lajos Portisch, pianista. Lothar Schmid, árbitro de los matches más importantes de las últimas décadas, tocaba violín. En carta personal me confió, hace algunos años, que sus amores eran la música y el ajedrez. Si el porcentaje de ajedrecistas entre músicos fuera mayor que el total de la población, se reforzaría la conjetura de que existe una relación intrínseca entre ambas actividades.”

¿Hay más ajedrecistas entre los músicos, que entre los militares o los futbolistas?

“Tal estudio estadístico, que yo sepa, no ha sido hecho. Las enigmáticas relaciones entre la música y el ajedrez apenas han sido investigadas seriamente, tal vez porque tales relaciones no son claras ni demostrables ni “interesantes”… 

 


 facebook A  79 personas les gusta este artculo



Artculos de Javier_Vargas
fin de la informacion

EL artí­culo y su contenido es responsabilidad del autor del mismo