ciudad ajedrez .com
Luego vemos si está temblando o no…
 MENU GENERAL INICIAR SESION    REGISTRARME
ciudad ajedrez
     
Ver usuarios

Enviado por: Javier_Vargas Ver más artículos
Redactar un artículo
en Ciudad Ajedrez

COMPARTIR Windows Live facebook twitter Blogger email


Visitas: 89        Comentarios:

Luego vemos si está temblando o no…
Enviado en: 15-10-2017

“Luego vemos si está temblando o no…”

Por Javier Vargas Pereira

 

El ajedrez es un inmejorable medio para ejercitar la concentración mental, entendida como facultad de atender y meditar intensamente. Ésta consiste en un proceso psicofisiológico que dispone al jugador a la selección y focalización de determinados factores e informaciones que le permiten alcanzar determinados objetivos de carácter táctico y estratégico. Según el psicólogo N. Grekov, “La aptitud para concentrar, prolongada y profundamente la atención en lo que sucede en el tablero de ajedrez, es una adquisición valiosa para todo aquel que es propenso a distraerse o a padecer trastornos en la atención. Después de muchos años dedicado a observar este fenómeno, no sería arriesgado afirmar que muchos casos de brusca mengua de la distracción en los niños y adolescentes coincide con el comienzo de su afición al juego de ajedrez, el cual influye, sin duda, en la mentalidad de ellos.”

 

Esta influencia también se extiende al pensamiento, al carácter, a las emociones e incluso a la fuerza de voluntad. El psicólogo y ajedrecista Nikolas V.Krogius, en su libro, La psicología en ajedrez, sostiene: “La atención se manifiesta estrechamente unida al pensamiento… La del ajedrecista tiene, evidentemente, un carácter voluntario; cada movimiento entraña un fin determinado, y él aplica conscientemente los esfuerzos volitivos a profundizar en el trabajo y cumplir mejor el fin señalado. Los rasgos volitivos del carácter regulan el nivel de la concentración. La intensidad, la capacidad y la variabilidad de la atención aumentan o disminuyen en razón directa de la potencia y la dirección de los procesos volitivos. La importancia de la voluntad como regulador de la concentración se observa particularmente al comparar la capacidad de pensar, durante la partida, con el análisis efectuado en casa; en ello la diferencia de los estados emocionales representa también un papel importante… La estabilidad y la variabilidad son las cualidades dinámicas de la atención.”

 

Por eso es fama que los jugadores de ajedrez, mientras juegan, suelen llegar a tales grados de concentración, que se olvidan del mundo, sus vicisitudes y sus problemas. Según el ex campeón mundial Robert Fischer, “Sólo una pequeña distracción te puede costar la pérdida de la partida. El ajedrez requiere una total concentración. Muchos jugadores sólo usan una fracción de su energía. Emplea toda tu mente en el juego. Juega a ganar. A nadie le interesan tus escusas cuando pierdes.”

 

Entre otras funciones, la concentración es lo que permite descartar lo irrelevante y considerar lo útil y necesario para lograr un propósito. Es sabido que la intensidad del reconcentramiento depende de la experiencia y de las propiedades particulares del pensamiento. Las artes en general, sobre todo la literatura y la música, dan testimonio de ello. En el plano intelectual, todo buen ajedrecista emplea una atención de tipo distributivo, diversas clases de memoria y sobre todo una gran capacidad de imaginar mentalmente posiciones a futuro, lo que puede llegar a tales extremos de abstracción, que prescinde o se olvida de todo lo demás. Por ejemplo, en una de las muchas versiones de Tristán e Isolda, historia de amor medieval que inspiró al compositor, poeta y dramaturgo alemán Richard Wagner (1813- 1883), se describe lo siguiente: “El tablero y las piezas, en las que permanece fija la mirada del adolescente Tristán, son de marfil… El ajedrez le ha hechizado… Para su desgracia, impresiona a los tratantes extranjeros, que le cumplimentan en una tienda con el techo descubierto y le brindan la ocasión de jugar una partida de ajedrez. Tristán se concentra, mueve, cavila, combina, se devana los sesos, ataca y, finalmente, da jaque mate a su adversario. En el instante en que se endereza contento, oye el murmullo de las olas, el barco se encuentra en alta mar, lo han raptado.”

   También el escritor estadounidense Vladimir Nabokov, en su novela, La defensa Luzhin, escribe: “Paseó los ojos por tablero… Su pensamiento vagaba a través de los laberintos arrobadores y terribles… De pronto, algo ocurrió fuera de su ser, un dolor lancinante, y lanzó una fuerte exclamación, sacudiendo la mano dolorida por la flama de un cerillo encendido y olvidado de acercarlo a su cigarro...”

 

    Es más, en el libro La feria, del escritor y ajedrecista mexicano Juan José Arreola, se lee:

“¡Jaque al rey!

-Óigame don Epifanio, se me hace que está temblando…

- Yo le dije jaque. Usted muévase, y luego vemos si está temblando o no…” 


 facebook A  22 personas les gusta este artculo



Artculos de Javier_Vargas
fin de la informacion

EL artí­culo y su contenido es responsabilidad del autor del mismo